Todas las bodas tienen algo que las hace especial y diferentes al resto. En la de Aurora y Johanna no olvidaremos esa llegada tan emotiva a la vez al Cortijo Balzaín, bajarse del coche al mismo tiempo y dedicarse una mirada que dejó a todo el mundo sin palabras.

Disfrutaron su boda al máximo y para desmostrarlo os dejamos aquí la prueba.