Desde que conocimos a Ángel y Fran teníamos ganas de pasar un rato con ellos, para conocerlos mejor y que nos contasen detalles de su boda.

El día de la sesión preboda «sufrieron» una calurosa tarde subiendo el Realejo, aunque el bosque de la Alhambra nunca falla a la hora de bajar unos grados la temperatura.

Nos encantó su felicidad y el ánimo con el que han preparado la celebración que está a la vuelta de la esquina, ¡este mismo sábado!

Estamos convencidos de que será una boda de las que se quedan en el recuerdo y de que nos lo vamos a pasar en grande. Y tú, ¿te vienes a la boda?