Aunque os habíamos enseñado algo de la boda de Silvia y Félix en redes sociales, todavía no nos habían visitado en el blog.

Silvia y Félix se casaron en Torre del Rey. La boda comenzó con un problema importante: el oficiante no aparecía ni contestaba al teléfono. Suerte que estaban allí nuestros amigos de Hanami, que lo solucionaron rápidamente:  la ceremonia se ofició por dos de los mejores amigos de los novios, dando pie a una boda con un factor de improvisación, pero también mucho más cariñosa, personal y divertida.

El resto del día (que estuvo llena de sorpresas, tradiciones alemanas, risas y alegría) se puede resumir en dos palabras que los define también a ellos: felicidad y espontaneidad.

¡Muchas gracias chicos!